PESCA DE TUCUNARES GIGANTES EN COLOMBIA

Desde que el gobierno Colombiano llegó a un acuerdo con las FARC muchos ríos de la selva Colombiana  han vuelto a ser accesibles para los pescadores deportivos y tras casi cuarenta años sin ser pescado los resultados en los mismos son espectaculares especialmente por el tamaño de los tucunarés o pavones como se los conoce en Colombia.

Buenos Aires Anglers organiza salidas en los meses de Enero, Febrero y Marzo a los sitios que mejor estén en cada momento.

Durante nuestras salidas pescamos en territorios controlados estrictamente por los pueblos indígenas dueños del lugar, recién en el 2015 accedieron a que se pueda pescar unas pocas semanas  por temporada para mantener la calidad de la pesca. Tras cada semana de pesca los lugares descansan 10 días antes de recibir nuevos pescadores.

Se emplea un campamento móvil que va moviéndose río arriba a medida que la altura del agua va  modificándose buscando siempre las mejores condiciones para el pescador de mosca.

Hasta el momento la zona ha demostrado tener un tamaño de tucunarés que ya no existe en otras cuencas siendo frecuentes los ejemplares que pasan las 20 libras con uno de 31 libras pescado hace muy poco.

La temporada de pesca se extiende de Enero a Marzo que es la época en que no llueve en la zona y los ríos vuelven a sus cauces normales obligando a los tucunarés y especies menores a salir de la selva inundada y en ese momento es cuando podemos pescarlos con las máximas posibilidades.

Cuando bajan las aguas los tucunarés se ubican en el río principal y las lagunas que van quedando en las márgenes, hasta las nuevas lluvias cuando todo sube muchos metros y los peces se introducen en la floresta inundada buscando una orilla que queda fuera del alcance de los pescadores.

Vamos a encontrar varias especies de tucunarés comenzando por los enormes Temensis seguidos de algunas especies menores que pueden llegar a varios kilos de peso.

También el las partes rápidas de los ríos y las confluencias encontraremos buenas payaras, que similares a nuestros chafalotes, al ser mas robustas dan una buena pelea y pueden llegar a grandes pesos.

El clima es caluroso como en todas las selvas tropicales pero la temperatura baja hasta una temperatura agradable por la tarde cuando baja el sol por lo que se duerme muy confortablemente.

El aeropuerto de llegada es Bogotá, del mismo un vuelo corto de dos horas nos lleva a un puerto sobre el río Inirida donde embarcamos rumbo al campamento en el río elegido según la fecha.

El bote tarda unas tres horas en llegar hasta la confluencia del río con el Orinoco y luego se remonta hacia el  campamento que puede estar a una hora de distancia o una tres horas con agua baja..

En total pescamos 6 días completos y a veces algo mas el día de vuelta en las confluencias,

Al comienzo dormimos un día en Bogotá y al regreso otra noche en el puerto de salida que puede ser puerto Inirida.

Los campamentos son rústicos pero confortables,  alojando a un máximo de 8 pescadores por semana. Están armados sobre extensas playas de arena blanca donde los participantes por la tarde pueden disfrutar de nadar en un río cristalino.

El servicio de lavandería funciona a diario por lo que podemos viajar mas livianos de ropa.

La comida es muy buena y al mediodía se almuerza en el río.

Al regreso los pescadores son recibidos con unos buenos cocktails fríos y los mejores sonidos de la selva.

Los guías conocen cada rincón del río porque son originarios de cada lugar algo de suma importancia si pensamos que muchos de estos ríos tienen mas de 600 kilómetros de largo y están completamente manejados por los pobladores indígenas dueños de la tierra.

Cada dos pescadores va un guía experimentado y si bien se puede bajar en bancos de arena mayormente pescamos desde grandes canoas de metal que llevan motor fuera de borda para desplazamientos largos. Los guías las manejan expertamente a remo al momento de pescar.

La pesca es estrictamente de captura y devolución, con anzuelos simples sin rebarba.

INCLUIDO EN EL PRECIO

Una noche de hotel en Bogotá, vuelo comercial  de ida y vuelta a Puerto Inirida, todos los transfers necesarios desde Bogotá, un guía cada dos pescadores, todas las comidas y bebidas en el campamento, una noche de hotel en Puerto Inirida, licencias de pesca necesarias, servicio de lavandería en el campamento.

NO INCLUIDO

Pasaje aéreo hasta y desde Bogotá, propinas a los guias y el personal del campamento, comidas en Bogotá y Puerto Inirida, noches extras de hotel, equipos de pesca y llamadas telefónicas hechas en Bogotá o Puerto Inirida.

 

 EJEMPLO DE ITINERARIO

  • DÍA  1 – Llegada a Bogotá, noche en esa ciudad
  • DÍA 2 – Vuelo de Bogotá a Puerto Inirida, 1 hora de vuelo, transporte al campamento en un bote rápido y botes de los guías desde la boca del río elegido.
  • DÍAS  3 a 8 – Seis días completos de pesca
  • DÍA 9 – Retorno del campamento a Puerto Inirida, pesca de payaras en el Orinoco por la mañana. Noche en Puerto Inirida
  • DÍA 10 – Retorno a Bogotá y vuelos de vuelta.

EQUIPOS Y MOSCAS

Para los grandes pavones colombianos, las cañas para línea 9 son perfectas unidas a un reel con muy buen freno, preferentemente un reel liviano de los usados en el mar. Tiene que ser un reel fuerte para frenar pavones de mas de 20 libras que tiran como un tren hacia los palos.

No hace falta gran cantidad de backing pero es conveniente que sea al menos de 30 libras, no muy fino, para evitar cortarnos la mano si olvidamos usar guantes.

Líneas de flote tropicales, intermedias y de hundimiento. Dentro de las de hundimiento conviene tener dos, una en el orden de los 200 grains y la otra de 300 o 350 grains. Esta última es útil para pescar payaras desde las grandes formaciones de granito del Orinoco.

Es importante llevar un equipo para tirar grandes streamers a buena distancia durante largas horas, por eso es fundamental un reel liviano que no nos canse.

El leader es un tramo de fluorocarbon o nylon entre las 30 y las 50 libras y las moscas son principalmente largos streamers en anzuelos del 2-0 al 4-0 fabricados con materiales sintéticos como los Puglisi, pelo de ciervo como los Hollow Fleyes de Popovicks, o grandes Deceivers de pluma.

Las combinaciones de blanco con cabeza roja, amarillo con cabeza roja, anaranjado  y chartreuse son particularmente efectivas. Es importante que al menos para los pavones grandes los streamers tengas al menos unos 20 cm de largo. Nada es grande para la boca de un tucunaré de mas de 0 kilos.

Grandes poppers de foam que hagan un buen ruido en la superficie y al mismo tiempo podamos recuperar rápido pueden darnos el placer de algunos de los pique mas explosivos que experimentaremos en la vida.

“La tomada de un pavón grande en la superficie no es algo fácil de olvidar y no se compara con el pique de ningún otro pez salvo los GT´S del Indico.”

Destino Colombia Consulta de Viaje

12 + 13 =